We are change makers.

La belleza de lo simple

Audi, Kia, GM, Citroën, Opel, Volkswaguen, BMW y muchísimas de las marcas de automóviles que conocemos cambiaron sus logos volumétricos llevándolos a logos planos. 

Podemos estar o no de acuerdo con esto, el gusto es subjetivo, pero sí es cierto que la tendencia nos lleva a pensar que lo simple va liderando la carrera. Hicimos un pequeño análisis al respecto:

¿A qué se debe esto?

A ciencia cierta no podemos definir el por qué, sin embargo, analizando las tendencias y nuevas tecnologías en la actualidad, las marcas parecen verse atraídas por la simpleza. Un camino de “limpieza” visual, de despojarse de la complejidad, las luces, sombras, volúmenes y demás para abrazar lo plano, sin más, que según nuestro punto de vista, no quiere decir vacío de contenido y fuerza, sino hasta de un volver al origen para ser original, y el origen siempre es simple, lo complejo se va haciendo en el camino, y como todo es un ciclo, volver no es una opción, es un hecho. 

Ojo que no hablamos de volver “retrocediendo” sino simplemente de volver transformados y avanzar. Volver y avanzar.

¿Tendrá que ver la necesidad de aferrarse a lo “humano” en un mundo hiperconectado? 

Estamos seguros de que es así, la hiperconectividad nos trajo desconexión, y las marcas entendieron la importancia de humanizar su comunicación (que incluye lo visual) con la finalidad de re conectarse con sus consumidores. Y lo simple siempre es bienvenido. 

¡Lo veo, lo quiero!

Si una marca lo hace ¿por qué otras no? es un argumento bastante básico, sin embargo, no desprestigiamos el poder de las tendencias, aunque siempre aplaudiremos a los que van en contra de ellas también, que serán al fin y al cabo quieren dibujen nuevos horizontes creativos. 

¿Qué te sucede a ti cuando ves algo simple?

Muchos de nuestros clientes suelen asustarse cuando presentamos un trabajo que es liviano visualmente, y convencerlos de que menos es más es una tarea desafiante. No por tener menos recursos gráficos en su comunicación visual la marca es “pobre”. 

Pero claro, muchos dirán: ¡“es que no somos BMW”!, ¡no podemos darnos ese lujo!. ¿En verdad crees que no? ¿por qué no?, el tiempo hoy corre de otra forma, somos muchos más haciendo muchas más cosas. Hay más competencia, hay más inspiración, hay más, cada vez más, y eso no es nada malo, nos desafía a ser originales, y para ser original, hay que volver al origen (eso no lo decimos nosotros, lo dijo Gaudí) 

Nos encantaría leer tu opinión al respecto, y si tienes una marca y estás de acuerdo con esto, ¿colaboramos juntos en una transformación? 

#WeAreChangeMakers 

Top